Para que los usuarios de internet se sientan más seguros en cuanto a la gestión de sus datos personales se refiere, la Unión Europea dictó el RGPD, un reglamento que obliga a las empresas a ser más transparentes en cuanto al manejo de información personal se refiere. Para adaptarse a la normativa y evitar malos momentos por las sanciones, es recomendable contratar a expertos.

El desarrollo de internet actualmente se caracteriza por la gran cantidad de datos que reciben y envían los usuarios. Es una red con un uso tan extendido que los millones de gigabytes que se transmiten son prácticamente incontables, creando un universo de información sencillamente enorme.

europa, gdpr, datos, privacidad, tecnología, seguridad, regulación, ley, protección, europeo

Sin embargo, dentro de ese gigantesco universo pueden darse filtraciones de datos personales tales como nombres reales, teléfonos, direcciones, correos electrónicos, entre otros, y es responsabilidad de las empresas proteger esta información de sus usuarios. Para esto fue creado el Reglamento General de Protección de Datos (o también llamado por sus siglas como “RGPD”), el cual entró en vigencia en mayo de 2018.

Este reglamento es de cumplimiento obligatorio para todas las empresas en la Unión Europea, así que los emprendedores que tengan un trabajo relacionado con internet deben adaptar sus sitios a este reglamento.

La solución más efectiva para cumplir con esta obligación de carácter legal es contratar a una agencia de adaptación RGPD, como por ejemplo la Empresa de Protección de Datos, cuyo sitio web es https://protecciondedatosempresas.net/rgpd-wordpress/), donde un grupo de expertos se encargará de hacer las adaptaciones de rigor. Esto se realiza para evitar las sanciones que conlleva el no cumplir con el reglamento.

¿En qué consiste el RGPD?

El Reglamento General de Protección de Datos, que fue dictado por la Unión Europea y que aplica a todos los países que la integran, trata sobre la protección que se realiza hacia las personas en el aspecto de sus datos personales y del uso que se tiene de esta información.

El principal objetivo de este reglamento es que los usuarios de internet tengan acceso a información respecto al empleo de sus datos personales. Esto quiere decir que las empresas deben de informar sobre qué datos específicos están usando, de qué manera los tratan y el hecho de que pueden tener acceso a éstos en cualquier momento.

También asegura el derecho que se tiene a rectificar los datos y que éstos puedan ser eliminados totalmente. En resumen, se le quiere dar total control a los usuarios sobre sus datos.

Este reglamento no solo aplica a las empresas establecidas, también se debe hacer una proteccion de datos autonomos y para sitios WordPress, pues éstos también gestionan datos sensibles de sus consumidores y deben asegurar la privacidad y el trato correcto de los mismos.

No proteger los datos de los usuarios puede llevar a una multa, la cual puede variar dependiendo de la gravedad del incumplimiento de las reglas. Las multas más graves pueden tener un coste de hasta 20 millones de euros, por lo que es muy importante que las empresas, autónomos y los sitios web se aseguren de que están cumpliendo al pie de la letra con las indicaciones que provee este reglamento.

El apoyo de los expertos es fundamental

El personal que trabaja en todo tipo de empresas, los autónomos y quienes desarrollan los sitios en WordPress no están familiarizados con el proceso de adecuación para cumplir con el reglamento, razón por la que se debe dejar esta gestión a las agencias especializadas que tienen entre sus filas a una gran cantidad de profesionales que conocen el RGPD “al derecho y al revés”, y harán que se adhieran a los códigos de conducta que la norma establece, todo con el objetivo de que el sitio sea más amigable con los usuarios con respecto a sus datos personales y, como ya se ha indicado, para evitar las sanciones.

Aparte del cumplimiento del reglamento, también se debe presentar la documentación necesaria a la Agencia Española de Protección de Datos, además de contar con un certificado que puede ser otorgado por una agencia externa, el cual es la garantía de que la empresa verdaderamente cumple con las pautas del reglamento.